Al elegir fórmula para bebé siempre debes hacerlo en asesoría con tu pediatra

Cuando se tiene que elegir una determinada leche para alimentar a tu bebé es importante que todo el tiempo te encuentres asesorada por el pediatra.

En primer lugar es importante identificar si tu bebé acepta sin problema una determinada fórmula, esto porque un 80% de las fórmulas infantiles se elaboran con leche de vaca.

El problema de esto es que algunos bebés tienen dificultades para digerir este tipo de fórmula porque tienen alergia a la leche o intolerancia a la lactosa.

Incluso si bien es un problema raro, algunos bebés pueden tener una afección llamada galactosemia en la que la exposición a fórmulas que contienen lactosa puede poner en peligro su vida.

Información de: U.S. Department of Health & Human Services

Pediatria Medicina TV | YouTube

Retomando entonces, si tu bebé está enfrentando un rechazo a la lactosa, entonces debes ofrecerle aquellas fórmulas que dicen leche sin lactosa para bebés.

Antes de continuar, agradecemos la participación de ALULA MÉXICO al aportar información.

Este tipo de fórmula se elabora típicamente con leche de vaca que se ha refinado para eliminar la lactosa y se reemplazarla con una forma diferente de azúcar.

Por lo tanto es importante ahora comprender las diferencias entre la fórmula sin lactosa, la fórmula a base de leche de vaca y la fórmula de soya.

Si bien ni la fórmula sin lactosa ni la fórmula de soja contienen lactosa, la fórmula sin lactosa se crea a partir de leche de vaca y, por lo tanto, contiene proteína de leche de vaca.

Estas fórmulas no son toleradas por bebés que son verdaderamente alérgicos a las proteínas que se encuentran en la leche de vaca.

Síntomas para detectar intolerancia a la lactosa en bebés

Ok! Veamos entonces qué sucede por parte de tu bebé. Tu pequeño necesita producir una enzima llamada lactasa para digerir la lactosa y algunos no producen suficiente cantidad de esta enzima.

Es poco común que se presente una incapacidad primaria o permanente para producir lactasa.

Sin embargo, muchos bebés y niños experimentan una reducción temporal en la disponibilidad de lactasa.

Esto lo podrás notar cuando ocurre un episodio de diarrea, durante el cual se daña el revestimiento del intestino. Por lo general, no es necesario cambiar a una fórmula sin lactosa.

Otros bebés carecen de la capacidad de producir suficiente lactasa a largo plazo. Aquí se podrá deducir porque notarás síntomas como gases, hinchazón, diarrea y cólicos.

Los bebés con un problema prolongado de producción de lactasa pueden beneficiarse de la fórmula sin lactosa si les ayuda a evitar los síntomas de malabsorción de lactosa.

También es importante prestar atención si se llega a presentar cierto tipo de alergia, esto es, algunos bebés llegan presentar síntomas de alergía a la leche de vaca.

Esta alergia se debe típicamente a la proteína de la leche y no a la lactosa (que es un azúcar).

Las leches sin lactosa para lactantes, ¿por qué y cuándo se deben usar? |  Familia y Salud

Los síntomas aunado a una alergia a las proteínas de la leche puede estar presente al nacer o puede desarrollarse a medida que el niño crece.

Estos síntomas incluyen urticaria, secreción nasal, diarrea, vómitos e irritabilidad.

Es común confundir los síntomas de una alergia a las proteínas de la leche con los de cólicos, gases u otros problemas digestivos comunes en los bebés.

Información extraída de: Rady Childrens Hospital San Diego

Sakura Tomasu Marcel | Soundcloud

Las reacciones más graves a las proteínas de la leche incluyen hinchazón de los labios, lengua y garganta y anafilaxia.

Ante cualquiera de estas reacción lleva inmediatamente a tu bebé al servicio médico.

Los bebés con alergia a las proteínas de la leche no tolerarán ninguna fórmula a base de leche de vaca, ni siquiera las que no contengan lactosa.

Ante cualquier cuadro que se observe, tu pediatra deberá indicarte el mejor camino en cuanto a la elección de la fórmula que mejor se adecúe a tu bebé.

Obviamente deberás estar al pendiente de su reacción cuando la consuma y estar en constante comunicación con tu pediatra hasta encontrar aquella leche que mejor le vaya a tu bebé.